jeudi 30 juillet 2015

Dudas y Cuestiones (63)





La resaca del postreferéndum griego
nos va dejando la consolidación de la amargura
de que una vez más la "democracia" ha sido convertida
(incluso por sus supuestos defensores),
en una vergonzante representación titiritesca.


Alexis Tsipras
claudica ante la amenaza de la oligarquía burguesa europea
aceptando en el "Tratado de paz"
incluso peores condiciones de austeridad y recortes
que la oferta de la Troika previa al pseudoreferéndum democrático.


Los ejércitos populares espartanos continúan aguardando
en el paso de las Termópilas
inmóviles y cariacontecidos,
contemplando como Leónidas y Lisandro se unen a las tropas enemigas.


¿Esta falta nos vuelve a dejar la lección
de las insuficiencias de las dinámicas líder-grupo,
y vuelve a exaltar una vez más
la virtud del pensamiento anarcoindividualista:
la libertaria revolución filosófico-personal del individuo
deslindada de los procesos revolucionarios de masas?



La ataraxia épica parece haberse extendido por todas las capas del pueblo griego,
ya ni siquiera el fuego anarquista brilla en la Exarquia:
todos los héroes griegos parecen languidecer ya en el Olimpo.


¿Ha dado comienzo el definitivo funeral de la civilización griega
oficializándose en la Historia su última decadencia,
al igual que en el pasado la civilización egipcia, maya o del Valle del Indo
implosionaron hacia la nimiedad y la desaparición tras haber alcanzado sus cenit de esplendor?




¿Grecia como el primer protectorado oficial alemán de esta pseudo-UE:
esta nueva moderna Liga Hanseática comercial
enmascarada bajo el legitimador espíritu mitológico de Eúrṓpē?


¿Tsipras que se presentaba en Sociedad
como el valiente incendiario que prendería fuego al retórico edificio de la UE
se va transformando en una patética genuflexión
en otro leal colaboracionista,
en otro diligente y cortés virrey colonial?


¿El viraje político de Tsipras
nos habla también de una megalomanía oculta
que le impulsa a grabar a toda costa su nombre
en las páginas de los libros de Historia
aunque sea como vulgar e infame sepulturero?


¿Cuánto tiempo tardará Tsipras en colgarse la vitola de "estadista"
y argumentarnos y defender su traición mediante el discurso de la "Razón de Estado",
como en el pasado escuchamos en boca de Schröder, Hollande y Zapatero
para silenciar sus particulares traiciones y alianzas mencheviques con la burguesía liberal?


Solamente nos queda ya esperar
como única opción
el resurgir del Ave Fénix griego,
y que su vuelo vuelva a iluminar el cielo europeo.




Biel Rothaar
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.



vendredi 24 juillet 2015

Microcuento nº 8 (Deseo)

                                        
                                           




Los jóvenes se habían quedado dormidos en la recóndita cala naturista,
y cuando se despertaron
la pareja joven
ya se había instalado con discreción 
en la otra punta de la cala.


A lo lejos
              resonaban
las risas de otros jóvenes
                                      que regresaban a puerto
                                                                          a bordo de un pequeño crucero,
y ellas
recordaron
                 entonces,
                              entre carcajadas,
                     cuando él navegando por el canal du Midi se había estrellado contra la ribera
porque iba leyendo
al mismo tiempo que gobernaba el timón.


Desde
la
otra
punta
de
la
cala,
la joven pareja
prestaba atención a los jóvenes extranjeros risueños
intentando descifrar en vano los detalles de su
conversación
y
de
su
felicidad,
hasta que de pronto arrancaron a correr desnudos hacia la orilla 
bañados por las últimas luces de la tarde,
 y dejando sus huellas grabadas en la arena 
con la fragilidad 
de cualquier belleza efímera.



Cuando
los 
jóvenes
abandonaron
el
agua,
descubrieron que la joven pareja
                                                 había movido su toalla
                                                                                   acercándose a sus toallas,
                                                                                                                           y
                                                                                                                             les
                                                                                                                                 miraban
                                                                                                                                 fijamente
                                                                                                                                 con una expresión
                                                                                                                                 que ellos
                                                                                                                                 no supieron
                                                                                                                                 valorar
                                                                                                                                 si era 
                                                                                                                                 curiosidad
                                                                                                                                 o
                                                                                                                                 deseo.





Los
jóvenes
extranjeros
                 recogieron
                 de inmediato
sus cosas,
y despidiéndose amablemente abandonaron
                                                                  la cala
                                                            por
                                                                 el
                                                                    escarpado
                                                                                    sendero
                                                                                                 de
                                                                                                      las
                                                                                                          rocas.




Mientras se alejaban,
los jóvenes
coincidieron en sentirse afectados 
                                                   por el sentimiento compartido
    de una cierta angustia lacaniana,
                                                    la angustia de no saber lo que el Otro


quiere de nosotros.





                                                      En la base de esa angustia
encontraron
también la coincidencia
de la incapacidad
de señalar 
con firmeza
las múltiples expresiones del deseo,
el deseo como expresión platónica de una carencia,
el d e
s
e
 o
como la expresión de la voluntad transgresora de la Ley,

el          d   e   s   e    o
como 
seducción de lo  p  r  o  h  i  b  i  d  o,

el d
      e
        s
          e
            o
como
compleja 
relación lyotardiana de la ausencia en la presencia,
y de presencia
                    en
                    la
                    ausencia.



Desde lo alto de las rocas,
los jóvenes volvieron de nuevo la vista sobre la cala,
sobre la figura inmóvil de la joven pareja
que cada vez
 iba quedando más distante,
provocando
que se fuese disipando poco a poco
el influjo cegador de la presencia,
y fuese emergiendo en su lugar el poder evocador de la ausencia.

                              
                                                                                               
© 2015 Biel Rothaar




YO ME MEO EN NIETZSCHE






PREFACIO


Este texto no pretende en suma más que reflejar en un sentido literario el grueso de esa contradictoria emocionalidad que despierta el conocimiento del Nietzsche que se ama y el Nietzsche que se odia, esa distancia entre el Nietzsche que finalmente fue y el Nietzsche que no consiguió ser. Un contradiscurso nietzscheano relativista y desmitificador que en el curso de nuestro tiempo semejase ser cada vez más y más necesario, del mismo modo que pareciese ser cada vez más necesaria la institución académica de una bibliografía del contrapunto como contrapeso a la excesiva idealización y lectura superficial y parcial de la obra nietzscheana. En la actualidad, entre todos aquellos que se declaran admiradores y conocedores de la obra nietzscheana se hace muchas veces bochornosamente notorio el reflejo que desvela cómo su filosofía ha sido leída e interiorizada de forma sesgada, paradójicamente idealizada, tergiversada retóricamente en la obediencia de la nueva hermenéutica nietzscheana reformulada ad hoc tras la segunda guerra mundial y casi siempre como un tubo de plastilina de base, maleable y acomodaticio, obedeciendo a diferentes intereses ideológicos o personales (Foucault, Deleuze, Bataille, Onfray, Savater, etc.). Curiosamente, la misma reinterpretación desajustada que Nietzsche hizo de Schopenhauer (aunque en este caso no como error interpretativo, sino como voluntad de fundar un nietzscheísmo blando y blanco, desconectado de toda connotación y contexto histórico-político). Esta reinterpretación positiva y amnistía general nietzscheana se articula evidentemente desde la insoslayable seducción que produce la aparición filosófica de Nietzsche como primer postmoderno, la seducción perturbadora del héroe trágico que avanza sobre las cenizas del oscuro Medievo con la máscara brillante de Dionisos y portando sobre su hombro el búho de Minerva. Todo el problema moderno con respecto a la filosofía nietzscheana se sustancia justamente en esa romántica tentación de la salvación de su heroísmo trágico vitalista y el valor incuestionable de su primer discurso postmoderno, la salvación de la parte lucrativa, aprovechable y filosofable de la manzana podrida nietzscheana. Esta circunstancia ha acabado deviniendo en gran contradicción en el hecho de que la filosofía y la propia biografía de Nietzsche ha ido alcanzando tras el pulso de las corrientes exegéticas purificadoras posteriores a 1945 la condición de un artefacto absolutamente idealizado, irónicamente platonizado, higiénicamente mutilado, filtrado convenientemente de toda la espinosa plomada sociopolítica de fondo que constituía en realidad el verdadero cimiento del pensamiento nietzscheano, ese pathos político-histórico que es el axón nervioso que interconecta e impulsa toda su producción filosófica.



FIRMADO
un autor independiente, anarcoindividualista, ateo, pesimista antropológico y optimista biotecnológico. 



1.- Alguien que sigue considerando y concordando de forma nietzscheana que las grandes claves obstruccionistas y negativas del escenario social están constituidas por la herencia de la renuncia a la afirmación vitalista de la Vida y el triunfante predominio conceptual/existencial de un marco vital aparente (platónico, cristiano, debordiano, etc.), y fundamentalmente por el peso moldeador de esa continua pugna dialéctica histórica entre diferentes morales de esclavos y morales de señores: subproductos funcionales de dos arquetipos invariables (aquel que intenta dominar y aquel que acepta o necesita ser guiado/dominado: las fuerzas dominantes activas y las fuerzas dominadas reactivas expresado en un sentido spinoziano como un cuantum de fuerzas en relación, capaces de afectar y de ser afectadas). Una dinámica productora en consecuencia de cíclicos ajustes y contra-reacciones históricas frente a aquellos que siempre han tratado de dominar desde una posición social predominante a través del control social ideológico/moral al resto de miembros de la Sociedad, fundadores de serviciales esclavitudes morales e ideológicas a esos efectos de dominación y control sobre el hombre débil (débil por acatarlas finalmente en un ejercicio de utilitaria y mecánica simbiosis o como voluntaria sumisión hobbesiana, y débil sobre todo por su incapacidad de superarlas individualmente afirmando y creando su diferencia en el múltiple juego de fuerzas deleuzeano y siguiendo el propio esquema de superación nietzscheano hasta la definitiva transvaloración moral individual). Ante las claves de este escenario, al contrario que Nietzsche, renuncio a la adscripción a las drásticas cláusulas resolutivas nietzscheanas mediante su “particular” metodología de inversión de valores y conquista de ese “particular” estado dionisíaco y sobrehumano final a través de su violenta moral más allá del Bien y del Mal, adoptando como anarcoindividualista (que descree de toda conquista individual o social mediante el uso violento de cualquier fuerza o mediante cualquier imposición a través de las dinámicas de los procesos revolucionarios o subyugantes de masas), la confianza en otra dinámica de superación pacífica pero no menos insurgente y sísmica, la confianza en que todo gran cambio social permanente ha de ser operado a través de una evolución y cambio progresivo desde la esfera del individuo hacia el interior de la Sociedad, como una mano que se abre, mediante la progresiva aparición social y el avance concatenado y sinérgico de innumerables revoluciones filosófico-personales individuales. Aunque tamaña empresa (semejante transvaloración moral individual) siempre me pareció/parezca al igual que le parecía a Nietzsche una empresa solamente al alcance de unos pocos, creencia alumbradora en lo personal de cierto inevitable pesimismo antropológico, aunque evitando al contrario que Nietzsche de solventarlo con una bárbara y esclavista filosofía de supremacía de unos hombres sobre otros, de violento exterminio de esos obstaculizantes millones de hombres débiles sin capacidad de autoproducción personal y autonomía suficiente para desanclarse y superar los marcos nihilizantes de dominación y esclavitud moral e ideológica por su tendencia irremediable a un utilitarista comportamiento gregario y dependiente, víctimas necesitadas constantemente de guías y estructuras exteriores generadoras como corolario de subyugantes y nocivas “dinámicas de explotación y sojuzgación líder-grupo” (moral cristiana, pensamiento comunista, doctrina neoliberal, sistema parlamentario de partidos, etc.).  

"Conseguir el hombre futuro por el exterminio de millones de degenerados, ¡sin angustiarse por el sufrimiento ocasionado, como jamás haya existido!" (Federico Nietzsche, primavera de 1884).

"Ese nuevo Partido de la Vida tomará en sus manos como objetivo máximo elevar la formación de la humanidad, incluida la aniquilación despiadada de todos los degenerados y parásitos, posibilitará de nuevo ese plus de vida sobre la Tierra, del que surgirá el estado dionisiaco" (F.Nietzsche, primavera 1888: "Ecce homo. El origen de la tragedia 4).

"La futura casta de dominadores, los dominadores de la Tierra...liberan a los tarados con la doctrina de "la muerte súbita" (F 1885 39 [3] cf. Josephchen).

"La formación del hombre del futuro será por medio del adiestramiento y, por otra parte, por la aniquilación de millones de fracasados" (Nachlass).

"Para que exista un subsuelo ancho, profundo y fértil para un desarrollo artístico, la enorme mayoría tiene que ser sometida, como esclavos, al servicio de una minoría, tomando como criterio su necesidad individual, más allá de la necesidad de vivir" (El Estado Griego).

"¿De dónde sale el que para disfrutar nosotros no se debe hacer daño a otro? ("Menschliches" 1.103).

"Sencillamente no queremos que se consolide en este mundo el reino de la justicia y de la concordia (porque sería en todos los sentidos el reino de la mediocridad más profunda y algo similar a la sociedad china); nos regocijamos con todos los que, como nosotros, aman el peligro, la guerra, la aventura, que no se dejan acomodar, captar, reconciliar ni avasallar; nos incluimos entre los conquistadores, reflexionamos sobre la necesidad de una nueva jerarquía y también de una nueva esclavitud –pues siempre que se fortalece y se eleva el tipo "hombre" se requiere asimismo una nueva forma de esclavitud–." (La Gaya Ciencia [377]).

"Primer mandamiento de nuestro amor a los hombres: los tarados y débiles tienen que perecer. Y hay que ayudarles a perecer" ("Anticristo" 2).



2.- Alguien que considera la variable de la biotecnología y su deriva futura no como un violento instrumento eugenésico de supremacía racial o como utilidad para una ingeniería social interesada de cierta capa social sobre las demás para perpetuar y agrandar el statu quo favorable (probable tentación futura acaso de la aristocrática burguesía liberal), sino como la vía a explorar para romper la dinámica nietzscheana del Eterno Retorno, como esa oportunidad histórica para a través de una crítica autoconsciencia conjunta como especie intentar si fuese posible hacer progresar artificialmente la capacitación de la especie: la evolución positiva del ser humano intentando accionar y actuar directamente sobre los mecanismos de evolución y selección natural.









YO ME MEO EN NIETZSCHE




Antes de que ningún otro estudiante
cruzara el vestíbulo,
él ya estaba allí,
de pie ante la pequeña estatua de Nietzsche,
desgajada de su pedestal,
calentando su garganta,
como el buen tenor
minutos antes
del estreno,
y
sosteniendo ya
con
la
mano derecha
su
polla
semierecta,
dándose golpecitos
en la palma de su mano izquierda,
sin decir nada,
pequeños golpecitos
como a un tambor de hojalata,
arráncandole ritmos de invocación,
sonatas marciales,
peroratas castrenses,
uno dos tres
pausa,
uno dos
pausa,
uno
pausa,
y
vuelta
a
empezar,
mientras
les
interrogaba
con la mirada,
esperando,
aguardando,
acechando
el aforo señorial,
la multitud zoroastriana,
aguardando a los más perezosos,
aguardando a los rezagados,
esperando a los que nunca están,
aguardando,
esperando,
hasta que el silencio estalló
y se hizo oración,
hey!
mírame bien,
hey!
aquí,
aquí,
mírame bien,
mírame bien demiurgo de Césares avasalladores,
valedor de aristocratismos políticos y humanos,
hey!
aquí,
soy el perro anarquista
desde la cima del Übermensch anarcoindividualista,
King Kong subido al Empire State
masturbándome sobre las cenizas del mundo,
hey!
aquí, aquí,
mírame bien,
mírame bien pajillero místico,
poeta del adiós,
enajenado trovador del mañana,
Apolo travestido de Dionisos,
verborreico ventrílocuo del vacío,
estéril asceta autoflagelándose a las puertas de la última bacanal de Babilonia,
desatinado dimisionario de la reconciliación trágica de lo apolíneo y lo dionisíaco,
creador de ilusiones como el peor de tus artistas vendedores de narcóticos,
vendedor del Eterno Retorno no como concepto sino como terror personal,
tótem máximo de la aristocrática filosofía burguesa imperialista,
voluntariamente irracionalista y anti-ilustrada
como perfecta veda para negar el conocimiento de la realidad,
pusilánime Empedócles sentado eternamente a la orilla del cráter,
turbio Quijote en contra de la ilusión trascendental kantiana,
antihumanista estético-vitalista,
Mántis colérico y diabólico,
Protagoras de la Modernidad,
«fugitivus errans»,
sátiro castrado,
pirómano adicto a piras funerarias iconoclastas,
cebador de todo el bestiario humano,
filólogo del cero,
hey!
aquí,
mírame bien,
mírame bien,
soy el perro anarquista
mirando al frente como en Génova:
«¡Vista al frente! ¡En la distancia nos saludan muerte, gloria y felicidad!»,
¿te acuerdas poeta del adiós?,
Génova y la sensación de hambre y agonía,
los gusanos siguiéndote ya los pasos cansados,
las hienas sonriendo en el piso de arriba,
¿te acuerdas ventrílocuo del vacío?,
Lou Andreas-Salomé buscando a Dios en la basílica de San Pedro,
y tú sintiéndote desvanecer,
la erección metafísica
observándola en aquel rapto teresiano de misticismo racional,
estudiándola embelesado,
admirándola heideggerianamente,
cuando en realidad tenías que haberla poseído allí mismo puto gilipollas,
haberle arrancado las bragas con tus dientes podridos debajo de la misma Capilla Sixtina
invirtiendo el goce pasivo ascético por el goce exaltado y desenfrenado dionisíaco,
y mientras comprendías para siempre en el techo como Dios no alcanza nunca con su dedo al Hombre,
salir de la caverna platónica con la polla erecta
imponiendo la última potencia de lo vital en aquel nido de Papas y boatos,
fábrica mundial de morales de esclavos,
imponiendo la vida esencialmente
tal cual ésta Es,
cometiendo infracciones, cometiendo transgresiones,
haciéndola retroceder con la polla dura en la mano,
por el corredor central de la Basílica de San Pedro hasta el primer altar del mundo,
haciendo detonar la Vida arrebatadamente,
provocando la aparición natural del deseo,
descubriendo lo sagrado en el impulso de la verdadera pasión,
afirmando la Vida como siempre te fue vedado,
tensar el arco deleuzeano de la Vida hasta las posibilidades de la enésima potencia,
culminar la Vida entre placenteros alaridos sobre el mismo altar de Pedro
espiado por el misterio del Gran Cáliz y el silencio inquieto de castrados ángeles dorados,
hubiera sido una obra maestra superior a la misma obra de Miguel Ángel,
la definitiva y real transvaloración moral como happening filosófico-artístico,
pero no pudiste alcanzar esa Gloria
que la propia Gloria había diseñado para tu suprema eternidad
porque el tren de la mojigatería pasó por encima de ti,
desvelando tu doblez de falso dionisíaco,
tu impotencia vital que siempre fue tu desgraciada condena y tu mejor acicate,
tu doblez de falso dionisíaco,
de apocado apolíneo,
de cínico apóstol del resentimiento,
de falso superhombre
que escondía naturalezas soterradas de dominación y barbarie,
que tu ensoñación turinesa te llevó a comprender por ti mismo
en la escena de aquel cochero azotando a su caballo,
todas esas naturalezas ocultas de dominación y barbarie
que otros cumplieron eficientemente en tu lugar:
"Conseguir el hombre futuro por el exterminio de millones de degenerados, ¡sin angustiarse por el sufrimiento ocasionado, como jamás haya existido!" (Federico Nietzsche, primavera de 1884),
"Ese nuevo Partido de la Vida tomará en sus manos como objetivo máximo elevar la formación de la humanidad, incluida la aniquilación despiadada de todos los degenerados y parásitos, posibilitará de nuevo ese plus de vida sobre la Tierra, del que surgirá el estado dionisiaco" (F.Nietzsche, primavera 1888: "Ecce homo. El origen de la tragedia 4),
"La futura casta de dominadores, los dominadores de la Tierra...liberan a los tarados con la doctrina de "la muerte súbita" (F 1885 39 [3] cf. Josephchen),
"La formación del hombre del futuro será por medio del adiestramiento y, por otra parte, por la aniquilación de millones de fracasados" (Nachlass),
"Para que exista un subsuelo ancho, profundo y fértil para un desarrollo artístico, la enorme mayoría tiene que ser sometida, como esclavos, al servicio de una minoría, tomando como criterio su necesidad individual, más allá de la necesidad de vivir" (El Estado Griego),
"¿De dónde sale el que para disfrutar nosotros no se debe hacer daño a otro? ("Menschliches" 1.103),
"Sencillamente no queremos que se consolide en este mundo el reino de la justicia y de la concordia (porque sería en todos los sentidos el reino de la mediocridad más profunda y algo similar a la sociedad china); nos regocijamos con todos los que, como nosotros, aman el peligro, la guerra, la aventura, que no se dejan acomodar, captar, reconciliar ni avasallar; nos incluimos entre los conquistadores, reflexionamos sobre la necesidad de una nueva jerarquía y también de una nueva esclavitud –pues siempre que se fortalece y se eleva el tipo "hombre" se requiere asimismo una nueva forma de esclavitud–." (La Gaya Ciencia [377]),
"Primer mandamiento de nuestro amor a los hombres: los tarados y débiles tienen que perecer. Y hay que ayudarles a perecer" ("Anticristo" 2),
porque como Lou siempre intuyó bien «eras como un viejo castillo en cuyo carácter 
había oscuros pasadizos y sótanos secretos que no se advertían en un trato superficial, 
y que sin embargo constituían lo más auténtico de tu carácter»,
como recónditos suspiros de ira condensando truenos wagnerianos,
(in)voluntarios Mauthausens,
imperialismos amasados en tu subconsciente racista y aristocrático,
prédicas pseudodionisíacas como psicopatías eufóricas y dementes más allá del bien y el mal,
joven ensoñador de domesticador de fulanas judías en discretas pensiones de banlieue,
aunque como Foucault nunca quedara bien claro si tu mayor éxtasis
era empuñar o recibir la punta sagrada del látigo,
si eras amo o esclavo,
o ambas cosas como algunas serviciales secretarias de Manhatan o La Defense,
lunático guionista de bacanales dionisíacas en el Parnaso
mientras Apolo te susurraba los últimos versos decadentes de Marcial,
hey!
aquí, aquí,
mírame bien,
mírame bien pajillero místico,
poeta del adiós,
enajenado trovador del mañana,
Apolo travestido de Dionisos,
verborreico ventrílocuo del vacío,
hey!
aquí,
mírame bien,
mírame bien,
soy el perro anarquista
mirando al frente como en Génova:
«¡Vista al frente! ¡En la distancia nos saludan muerte, gloria y felicidad!»,
¿te acuerdas poeta del adiós?,
Génova y la sensación de hambre y agonía,
los gusanos siguiéndote ya los pasos cansados,
las hienas sonriendo en el piso de arriba,
¿te acuerdas ventrílocuo del vacío?,
Lou Andreas-Salomé como recuerdo gastado
en una de las capillas laterales de la basílica de San Pedro,
trabajando en soledad para la escritura de su libro En Busca de Dios,
la triste foto de Lucerna: Lou Andreas-Salomé, Paul Rée y Nietzsche enamorado platónicamente,
el Apolo impotente imaginándose patéticamente en la bacanal dionisíaca
ese típico gilipollas que mira como los demás se juegan todo a rojo o negro en la ruleta
pero nunca apuestan ni se arriesgan,
ese gilipollas que mientras los demás pierden o ganan
construyen como pírrica salvación en sus mentes castillos de mil puertas
donde el sol de la vida siempre alumbra artificialmente,
experimentando platónicamente el peso de todos los sentimientos cargados a la espalda,
como un primer Atlas errante perdido como Ariadna en el laberinto de Dionisos,
patán temeroso y frágil,
sombra errante de Naumburgo,
cristiano postapocalíptico aplastado por el bosón de Higgs,
déspota aristócrata,
inhumano y sobrehumano,
abogado de despotismos ilustrados y guillotinas populares,
activista de esclavitudes y esclavistas,
demiurgo de castas en bélicas auroras trascendentes,
maestro de la «sinrazón razonable»,
plagiador de Calicles y Trasímaco,
neurasténica parturienta de Kurtzs,
nihilista negativo incapaz de nihilismo positivo,
sicario de la Ilustración emancipatoria,
platónico e impotente devoto de Dionisos,
cínico productor de Libros Sagrados,
místico anti-místico,
«enfermo sensible a fama y alabanzas»,
carcelero con disfraz de libertador,
mamporrero de la Muerte,
eugenista decimonónico,
reaccionario con vitola de filósofo,
veleidoso francotirador de la sospecha,
Dionisos de boquilla, asceta de corazón,
uno de tantos que ven pasar la Vida tendidos a la sombra
porque tienen miedo a quemarse,
la antifigura del héroe canettiano que siempre rehúye la contienda y su destino,
el héroe aplazado,
mero ensoñador de invencibilidades,
otra filosofía más entendida a través de la carencia y el deseo,
el pensamiento no como acto racional sino como reflejo de las pasiones íntimas,
proyecciones psicológicas del reverso,
«los sistemas filosóficos como actos vitales de sus autores»,
Lou Andreas-Salomé desnudando tu filosofía
y transformándote definitivamente en misógino,
"El hombre en el fondo del alma sólo es malo, la mujer es cosa mala" (Also sprach Zarathustra: Von alten und jungen Weiblein, 1883),
"El hombre ha de ser educado para la guerra y la mujer para descanso del guerrero: lo demás es locura" ("Also sprach Zaratustra.  Von alten und jungen Weiblein"; F 1882 2 [1-50] 2 [1] 440),
"Eficientes para la guerra, y para engendrar, así quiero al hombre y a la mujer" (F 22 [7]),
"La mujer por esencia es serpiente, Eva" ("Antichrist", 48"),
 "Matar la mujer amada es el único amor digno de un filósofo" ("Der Fall Wagner“),
"Negar, destrozar, estar sola, luchar, despreciar, vengarse: por eso la mujer es mucho más bárbara que el hombre, etc., etc." (F 1 [111]),
misógino por resentimiento,
un hombre débil retratando con maestría a los hombres débiles,
voluntad reactiva
fuerza creativa pasiva
voluntad cero de poder
el Gran Cínico
el Gran Onanista
el Gran Contradictor
el Gran Prado
el Gran Eunuco
el Gran Anarcoindividualista fracasado
la Gran Paradoja nietzscheana:
hombres débiles soñando a hombres fuertes
dejando como restos sus ruinas y las reliquias de ese sueño frustrado,
el hombre débil imaginándose en el trono del César,
el infrahombre soñando su magna redención,
el eterno sueño con titanes del hombre débil,
solamente un sueño,
un sueño alcanzable en efecto para muy pocos,
el sueño eterno,
solamente otro sueño,
el Sueño,
y entonces se quedó en silencio,
un silencio pedregoso,
un silencio coronado de espinas,
y acto seguido en perfecta parábola pitagórica,
de su polla dura y erecta
salió un chorro dorado,
como una fuente de oro,
golpeando el centro exacto de la boca entreabierta de Nietzsche,
mientras sus labios se apretaban
para impedir la carcajada,
y de lejos empezaban a sonar cada vez más cerca las primeras sirenas.
                                                         



                            
Biel Rothaar

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.




mercredi 22 juillet 2015

Dudas y Cuestiones (62)







El alcalde del Partido Popular de Villares del Saz, José Luis Valladolid,
en twitter a propósito de la portavoz del PSOE de Castilla-La Mancha, Cristina Maestre:
«Qué dice esta puta barata podemita hipócrita. Lo que pasa es que llevabais cuatro años sin robar y sin colocar a dedo a todos los lamepollas del PSOE».



¿El uso reflejo y automático del lenguaje en twitter
nos vuelve a exponer las grandes lecciones de los filósofos del lenguaje
como Wittgenstein, Ricoeur, Gadamer o Kristeva
sobre las principales funciones del lenguaje:
el lenguaje como revelador inconsciente
de nuestra íntima jerarquía de valores,
el lenguaje como descriptor
de nuestra arquitectura conceptual de la realidad,
el lenguaje como emulsionante
del Ser profundo?


¿Qué reflexión nos hubiese legado en la actualidad Wittgenstein
sobre el "lenguaje twittero" en relación a la naturaleza humana?


¿Se ha convertido twitter en la mejor herramienta de transparencia política?


¿Cuánto tiempo tardará en reaccionar el Partido Popular
designando a miles de community managers
para gestionar con retórico lenguaje político
las cuentas twitteras de sus representantes políticos,
ocultando y sepultando en la corrección y artificialidad lingüística
el verdadero pensamiento que late en el subconsciente
de algunos de sus representantes?



© 2015 Biel Rothaar


mardi 21 juillet 2015

Dudas y Cuestiones (61)





Se han publicado los resultados derivados de “El experimento de la golosina
que asocian el nivel de autocontrol a la felicidad social.


Los psicólogos inciden en el autocontrol y en la capacidad de asumir la frustración
como potencias necesarias para alcanzar un mayor grado de felicidad personal.


¿Estamos condenados a repetir de forma revolucionaria en algún momento
aquella sentencia de Nietzsche en La voluntad de poder?:
¿Queréis que el hombre, el hombre bueno, sea modesto, diligente, bienintencionado y moderado? 
Pues a mí se me antoja el esclavo ideal, el esclavo del futuro".


¿Se empieza a preparar acaso subliminalmente a la Sociedad
para soportar un mayor grado de distopía social
incentivando unas aptitudes de autocontrol y resistencia estoica?


¿Quién se encargará de mantener vivas en cambio las aptitudes de resistencia activa e insumisión psicológica
frente a las condiciones desfavorables e injustas del entorno?


¿Uno de los territorios de la épica moderna es el territorio de la pedagogía del héroe y la rebeldía social?



© 2015 Biel Rothaar



vendredi 17 juillet 2015

Quiero todo esto (I)

             
                                                       


 a J. A. Goytisolo,
por haber aparecido cuando me era necesario




Quiero escribir un verso que no se acabe nunca,
y que en su fin tenga su comienzo,
quiero encontrar la nota justa entre lo posible y lo deseable,
quiero abolir toda filosofía estéril, toda verdad artificial,
quiero crear una palabra que no sea pronunciada jamás,
quiero ser invisible para mearme en sus zapatos y en la boca dormida de sus mujeres,
quiero romperle el culo a Merkel para que sepa lo que se siente,
(solamente el culo señor juez, de momento),
quiero destruir (sic) a todos esos intelectuales de izquierda
que defienden al "pueblo"
desde sus torres de marfil domotizadas
porque siempre ha sido una pose más noble y estética
defender al pueblo que cagarse en el pueblo,
yo me cago en el "pueblo":
vector pasivo de cambio excepto cuando se produce el alud o la estampida social,
mera oclos gregaria y dependiente esperando el canto de sirena del nuevo oclócrata revolucionario
o el látigo agridulce del oligarca de turno,
quiero susurrarle a Netanyahu al oído:
"¿no te das cuenta que Gaza es Auschwitz a cielo abierto?",
"¿no te das cuenta que te has equiparado a tus viejos verdugos?",
quiero que la Red sea un progresivo espacio de alta cultura libre e independiente,
y no un simple refugio intrascendente para pseudointelectuales, pseudoescritores y pseudopoetisas,
patéticos yonquis de e-aplausos y artificiales autoestimas digitales sustitutorias de vacíos y frustraciones vitales,
quiero dejar de sentir tanto asco por lo humano,
quiero reconciliar a Apolo con Dionisos,
quiero marchar un día al frente de batalla
en medio de un largo ejército de generales anarcoindividualistas,
quiero que se muera (sic) el 1% que está matando al 99% con su codicia y frío despotismo,
quiero que se haga un listado público de todas las verdaderas putas,
y que se rinda homenaje infinito a esas hermosas y dulces meretrices de clubes y carreteras,
quiero ensangrentarme los nudillos hasta que no me quede una gota de energía
reventando la cara de (autocensurados),
quiero que sufran la fugaz pesadilla en la que todos sus hijos han muerto,
y así participen temporalmente del horror de no tener escapatoria histórica,
quiero que alguien me pegue un tiro (sic) si algún día 
me convierto en un autocomplaciente y mesurado autor "oficial",
quiero no perder nunca la pasión por comprar en viejas librerías cuadernos en blanco,
quiero volver a enamorarme de Scott Fitzgerald y Hemingway como lo estuve en la adolescencia,
quiero asaltar el tren del dinero,
quiero seguir amando siempre a quien ahora amo,
quiero seguir autoreconociéndome siempre en la profunda verborrea cortazariana
y en el telúrico descaro de Henry Miller,
quiero ser impune para reequilibrar las cartas,
quiero que prohíban el acceso de todos los/las mirones/nas pesados/das a las playas nudistas,
permitiendo solamente los/las elegantes voyeurs oscarwildeanos,
quiero que no me abandone nunca el embrujo de perderme en la montaña,
quiero inventar un himno sin patrias ni banderas,
quiero conversar sobre Dios con un extraterrestre,
quiero follarme a una extraterrestre,
quiero acabar mis días a la ribera de cierto fiordo,
quiero que los/las camareros/ras sonrían de verdad,
quiero conversar con Godard de Truffaut,
quiero estrechar la mano de Alfredo María Bonanno,
quiero cagarme (sic) sobre la tumba de Lenin y Stalin,
quiero no olvidar nunca la electricidad del primer beso,
quiero que se acabe el Imperio Romano Anglosajón,
quiero que Roma y Atenas despierten de su enésima decadencia y expulsen de nuevo a los bárbaros,
quiero que sus mujeres contraigan otra vez como costumbre la sífilis de sus otras putas,
quiero que (autocensurado) se atragante con su soberbia,
quiero que alguien le diga la verdad a Isabel Allende, Ken Follet y Paulo Coelho,
quiero que se alcancen ya las últimas páginas en las que se desenmascara a la madrastra del cuento europeo,
quiero que se enaltezca la belleza del cero,
quiero que se extinga la industria editorial,
quiero que supriman toda letra pequeña,
quiero que dejen de aparecer en la Historia solitarios Émile Armands 
y surjan a la vez millones de Émile Armands,
quiero estar allí cuando ellos despierten,
quiero que llegue el Mesías que expulse otra vez a los mercaderes del templo europeo,
quiero apasionarme de nuevo por el Cine,
quiero que un devastador seísmo de Razón destruya para siempre el Vaticano,
quiero emigrar a la cara oculta de la Luna,
quiero dejar de ser educado por cortesía,
quiero que todo el mundo deje de ser educado por cortesía,
quiero que sean abolidos todos los signos burgueses,
quiero que todos los oclócratas como Pablos Iglesias, Errejones, Monederos y Tanias Sánchez
acaben siendo también devorados por la oclos enardecida en las ruinas de un tempo pagano
como en la secuencia cumbre de Suddenly, Last Summer,
quiero que la Vida sea un lugar de encuentro,
quiero que alguien dispare de una puta vez sobre el pianista,
quiero que el trabajo deje de ser un trabajo alienante,
quiero que no me falte nunca la suficiente bondad y compasión 
con todos/as los/las desgraciados/das hijos/as de puta a los que no les queda ya nada más
que hacer magisterio de ser un perfecto/a desgraciado/a hijo/a de puta,
quiero que alguna vez algunas noches no se acaben nunca,
quiero que los perros ladren siempre a mi paso,
quiero que el cardenal Bertone me coma la polla arrodillado mientras le leo algo de Nietzsche,
quiero subir todas las cumbres,
quiero que la envidia mate,
quiero que los Estados Unidos implosionen poéticamente en una larga orgía de sexo y violencia
y vuelva a ser de nuevo un territorio oportuno para pioneros de la libertad y la utopía social,
quiero que la próxima guerra mundial se dirima intramuros en alguna suite de lujo del Club Bildenberg
y nos ahorren la burocracia bélica,
quiero percibir en su última esencia cuántica la belleza mecánica del caos,
quiero volver a escupir desde el Empire State,
quiero acabar disolviéndome en una nebulosa de bits,
quiero que la retórica intelectual hueca y onanista 
se transforme para sus practicantes en un boomerang degollador,
quiero que el fuego anarcoindividualista alumbre como nuevo culto en el Partenón,
quiero que el malo de la película no se salve nunca,
quiero que el cotilleo se convierta en delito penal,
quiero que no haya princesas ni bufones,
quiero que se extingan todos los seguidores y todos los líderes,
quiero que el pensamiento religioso se transmute para sus feligreses en un virus mortal,
quiero que los anglosajones aprendan a amar la buena gastronomía,
quiero que dejen de existir esclavos voluntarios,
quiero ver columnas de esclavos inmolándose heroícamente dejando huérfanas las fábricas,
quiero que todos los colaboradores necesarios de la actual tecnodictadura fascista financiero-burguesa
sean juzgados en un otro futuro Nuremberg,
quiero que deje de llamarse democracia a las actuales democracias,
quiero que todos los toros maten siempre a todos los toreros,
quiero que la sumisión popular se convierta en insumisión popular,
quiero que se deje de ser benevolente con toda la muchedumbre
posibilitadora de todo tipo de tiranías y distopías por su incapacidad y sumisión gregaria,
quiero que nunca haya perdón para aquellos que no tienen la más mínima misericordia,
quiero que el periodismo deje de ser un utilitario periodismo de corte
y se reconcilie con la obediencia a las verdades contrastadas,
quiero que las conciencias dejen de ser estáticas para instalarse en lo dinámico,
quiero que la duda sea la herramienta positiva para construir una Verdad evolutiva
y no la herramienta metódica de un escepticismo estático,
quiero que supriman por ley las ruedas de prensa sin preguntas,
quiero que la categoría de becario se incluya en las categorías de la esclavitud moderna,
quiero no idolatrar ni que me idolatren,
quiero matar al León de Nemea,
quiero reír el último,
quiero ser uno de aquellos primeros maestros ambulantes sofistas del siglo V a.c.
para demostrar que toda verdad es aparente,
quiero espiar a Penélope destejiendo de noche,
quiero que todos los traidores tengan el valor redentor de convertirse finalmente en El general de la Rovere,
quiero sonar en ocasiones como ese riff de Jimmy Page en Whole Lotta Love:
patibulario y fraternal,
quiero que los parisinos sean personas afables,
quiero enterrar la tradición y el rito,
quiero obrar sin obrar,
quiero que la apariencia debordiana no siga dominando la Vida,
quiero que el único pecado sea el pecado de no-existir,
quiero volver a empezar.




Biel Rothaar

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.







vendredi 10 juillet 2015

Microcuento nº 7 (El Rimbaud de Chartres)





Era un mediodía corriente de marzo
                                                      y las riberas del viejo Chartres ya ensayaban la primavera.
                                  El adolescente
                                  se encontraba apoyado en una esquina
    del quai de la Gloriette,
                                        fumando a solas con la mirada perdida en el canal,
                                                                                                                   o
                                                                                              metafísicamente
                                                                     en la realidad cuántica de su flujo.
                           Parecía un príncipe perdido,
            o un loco que se buscaba,
        y a sus pies yacían esparcidos varios libros escolares
                                                       como si se hubiesen desmoronado
por sí solos,
o como si alguien les hubiese pegado una patada.
La
única
interrupción
                  de su abstracción
                                  fue un instante
                                                   en el que sacó un smartphone
                           del bolsillo de su chaqueta,                                        
y tecleó algo con rapidez,
                                     como soltando en la Red
                                          un pensamiento repentino
                                                 o un breve haiku a modo de puñetazo poético.
                                                                                                                       Algunos minutos más tarde
terminó su cigarrillo y retiró
su mirada
               de las aguas del canal,
                                           con gesto asombrado,
                                                                      como si hubiese descubierto alguna cosa importante.
                                                                                                                                            Después 
se dirigió hacia la angosta subida
del Tertre Saint Eman
que conducía hacia la catedral,
                                              dejando tras sus pasos un evidente rastro de zozobra,
                                                                                                                           y yo me acordé entonces
de que tal vez sea cierto,
que el peligro
de todos los genios precoces,
una vez consumido y hastiados tempranamente de su genio,
sea acabar traficando con armas.
                                                           

                                                                                               
© 2015 Biel Rothaar






Dudas y Cuestiones (60)






Dentro de algún tiempo
(si ese tiempo existe alguna vez),
cuando haya sido superada
la pesadilla neoliberal burguesa en Europa,
¿quién se encargará de desnudar la arquitectura terminológico-eufemística
de la tecnodictadura de la burguesía liberal en Europa?


¿Quién se encargará de desocultar el verdadero significado
oculto tras "competitividad" como darwinismo social?


¿Quién se encargará de desocultar el verdadero significado
oculto tras "productividad" como neoesclavitud?


¿Quién se encargará de desocultar el verdadero significado
oculto tras "seguridad jurídica" como antisindicalismo y absolutismo empresarial?


¿Quién se encargará de desocultar el verdadero significado
oculto tras "conocimiento y formación" como tecnoespecialización antihumanista,
mera robotización laboral del individuo?



Una de las grandes obsesiones de la burguesía europea
siempre ha sido el dominio de la retórica
como los viejos maestros sofistas griegos:
el triunfo a través de la retórica,
no como revelación de la Verdad,
sino como creación de la ilusión de la verdad?


¿Los únicos pilares que todavía sostienen a la Unión Europea
son los huecos pilares de la retórica?


¿Tal como defendía Wilamowitz
al sentenciar que el dominio de la retórica
fue el principal culpable del declive de la civilización clásica,
la actual Unión Europea de los mercados,
esta moderna Liga Hanseática de burgueses y mercaderes
se hundirá igualmente una vez alcanzada su perfección retórica,
cuando el castillo de naipes sea arrasado por la Verdad,
cuando se cumpla el esquema barthesiano de la tragedia:
en ese momento de clímax en el que la evidencia acabe sepultando al Hombre?





Biel Rothaar
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.








jeudi 9 juillet 2015

Dudas y Cuestiones (59)







Los periódicos europeos
abren con la amenaza del señor Juncker,
una de las muchas cabezas visibles de la hidra oligarca:
«hay un plan detallado para que Grecia salga del euro», inventándose
un protocolo de expulsión/salida del euro que no existe en los Tratados europeos.


Además, el Banco Central Europeo (BCE) desde su sede de Frankfurt,
como servil títere de la mano alemana,
lleva días incumpliendo el apartado 2 del artículo 127 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea,
en cuanto a la obligada promoción del buen funcionamiento de los sistemas de pago.


La gran oligarquía burguesa europea
mueve sus fichas como respuesta al grito de libertad y dignidad
expresado por los valientes espartanos griegos,
como en el pasado reciente movió también maquiavélicamente sus fichas
para designar a Monti, para destituir a Papandreu
y para imponer en España una reforma constitucional exprés en un fin de semana
para garantizar la prioridad del pago de la deuda a los acreedores.


¿Habrá nacido ya en territorio europeo el Michelet
que hará el retrato histórico elocuente
de la última década de infamia democrática en Europa?


¿Estamos asistiendo acaso sin darnos mucha cuenta
al desenlace de la tragicomedia de la Unión económica y monetaria europea?


¿La crisis griega supondrá la catarsis definitiva
que haga caer todos los bienintencionados telones eufemísticos
de fundación de una identidad política europea a través de una inicial identidad económica europea,
(el sueño pequeñoburgués de Mitterrand-Kohl:
la reconciliación de las tribus europeas mediante el anestesiante confort social)?


¿La crisis griega supondrá la catarsis definitiva
que revele el pecado original de la unión monetaria europea:
que el euro no era más que el marco alemán travestido,
la Luftwaffe sobrevolando Europa lanzando billetes envenenados en lugar de bombas,
un secreto Fall Weiss de engranaje económico?



¿Acabaremos entonando en algún momento en suelo europeo
esa misma argumentación de la Asociación Nacional del Rifle americana
para defender la posesión individual de armas como un valor de libertad y supervivencia individual
frente a una hipotética deriva dictatorial de sus gobernantes,
como una necesaria potencia subversiva frente a los peligros de cualquier tiranía?



© 2015 Biel Rothaar






mercredi 8 juillet 2015

Microcuento nº 6 (Play it again, Sam)

             

a Sam,
por aquellas noches



                                        Sam era uno de esos yonquis que se despiertan al atardecer.
Sam tenía su domicilio fijo en las noches berlinesas y en sus calles
detrás de su guitarra
desdentada de las cuerdas más agudas.
Sam era uno de esos yonquis no vocacionales,
que habían encontrado en ciertas adicciones
 el salto cuántico
necesario
para transitar a otra realidad por puro asco y autoprotección de la verdadera realidad.
Sam era uno de esos misántropos
que en el fondo aman demasiado a la humanidad,
y uno de esos seres lúcidos que habían decidido consumir la vida a tragos largos
 y extinguirse
como una prematura supernova.
Sam, 
        en el análisis de proximidad,
                                                  se descubría que era un yonqui de método,
                                                                                                                 un suicida de paso corto,
                                                                                                                                      uno de esos 
                                                                               que deciden autocontemplarse en la caída 
                                                                               a cámara lenta
                                                                                                  mientras van riéndose a mandíbula batiente
  de todo y de todos,
                                         los que se quedan atrás
                             enmarañados 
                    torpemente
            en las telarañas de las pseudoexistencias.                                              
                                                                      Muchas veces, 
                                                                                            a esa hora de la madrugada 
                                                           en la que las putas más jóvenes empiezan a bostezar,
algunos le pedíamos a Sam que tocara algo otra vez,
que tocara algo otra vez
metiendo bien los dedos 
en las vísceras,
que tocara algo otra vez
como solamente él sabía hacer con maestría,
metiendo bien los dedos hasta el fondo del hígado,
                                                                            y removiendo la hiel con destreza
                                                                                                                       hasta que conseguía que subiese hasta la garganta
un delicado regusto ácido
que era siempre como el último beso de la noche.


         
© 2015 Biel Rothaar





mardi 7 juillet 2015

Dudas y Cuestiones (58)








El resultado del referéndum griego
nos deja algunas certezas y algunas cuestiones.


¿Del mismo modo que el referéndum escocés nos había dejado la tristeza de la constatación
que ya no había una mayoría social de bravehearts,
el referéndum griego nos ha dado en contrapartida el consuelo de comprobar
que en Grecia todavía resta una mayoría social de valerosos espartanos?


¿Esta mayoría de espartanos habrá dibujado las Termópilas definitivas
desde las que reconquistar la verdad sobre esta eterna crisis de deuda pública europea,
esta prestidigitación económica que convierte deudas privadas en deudas públicas
para salvar a la banca francesa y a la banca alemana,
esta oportunidad política prefabricada para la uniformización sociopolítica de Europa
por parte del bloque europeo protestante-liberal?


¿Por otro lado,
habrá sido lección suficiente el descalabro generalizado de los "institutos de opinión"
para que sea comprendido finalmente que las encuestas son fraudulentas,
que solamente se aproximan cuando el escenario social a verificar es un "escenario de continuación",
que son siempre más bien en lugar de ser infalibles "institutos de opinión",
meros "creadores de opinión" a sueldo?


¿El dato del treinta y siete por ciento de abstención
nos informa por otra parte del dramático dato que hay un semejante porcentaje de población
que vaga ya en la más absoluta indiferencia,
a los que le da ya lo mismo la Vida o la Muerte,
víctimas de esa insensibilidad crónica que cala en aquellos
que han padecido durante demasiado tiempo el horror como rutina,
y la desesperanza como credo?


Y mientras tanto,
 Varoufákis,
nos saluda ya desde la paz de los héroes
del Olimpo,
como los semidioses griegos que en el combate terrenal
probaron su divinidad,
mereciendo el disfrute de la eternidad entre musas y parcas,
en la morada de los que ya son inmortales,
y contemplan con misericordia
a los pobres mortales,
cuyo nombre está condenado al olvido
o a la gloria pétrea de estatuas sin nombre.



© 2015 Biel Rothaar