lundi 22 février 2016

FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN












"Internet es el primer invento de la humanidad que la humanidad no entiende.
El mayor experimento de anarquía que hemos tenido"

Eric Schmidt




NIHIL. JE SUIS LE CRAPAUD NOIR.
IO NON SONO IL SALVATORE.
NO SOY UN REVOLUCIONARIO, SOY EL ANTICRISTO.
FUERA DE MI PUTO JARDÍN.

L'ENFANT TERRIBLE 







Si eres un autor sensible a una cultura independiente y de acceso gratuito o moderado estaremos encantados de sentir tu voz libre, cualquiera que sea su orientación o contenido, porque incluso en un libro malo hay una frase buena y es nuestro deber encontrarla y protegerla del olvido. Pero si por contra no estás dispuesto a implicarte emocionalmente en una vida de autor independiente en la Red, si no estás dispuesto a incrementar con tu voz la anarquía virtuosa de la Red, y tu presencia virtual es únicamente una impostura o una simulación de compromiso real por intereses secundarios, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si eres un legislador, o un amante de la ley, de cualquier tipo de ley... debes saber que: si vemos a un fiel devoto de normativizar la vida, de limitar la creatividad, de controlar la expresión artística... podando las ramas de nuestros arboles y segando nuestro césped, no dudamos en catapultarlo FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si eres uno de esos autores que te autodenominas independiente para ganarte alguna distinción suplementaria, cuando aún andas falto de distinciones o medallas, pero al mismo tiempo trabajas para conquistar tu propia plaza entre el faranduleo literario del sistema, perpetuando la lógica burguesa de una cultura elitista y del autor como aristócrata social, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si eres uno de esos autores fracasados en la obtención de fama en el mundo real y vienes a intentar reproducir esa fama frustrada en el mundo virtual construyendo academias y templetes para tu idolatría personal, vamos a quemar todos tus templos uno a uno, y a fustigarte sin descanso a ti y a todos los pobres acólitos que se presten por recompensas del ego, como perrillos falderos, a darle cobertura a tu proyecto megalómano, en la Red no hay espacio para templos ni academias caducas del viejo despotismo o el elitismo cultural, en la Red no hay espacio para jerarquías verticales, sólo espacio de comunión para la libre expresión y la horizontalidad libertaria entre iguales; permitir lo contrario sería dejar manos libres a los verdugos del artista libre, seria abrir las puertas a todos los asesinos de la creación única e individual, permitiros vuestra presencia aquí seria la muerte de la anarquía, único paradigma donde la creación libre puede realizarse, y no, no lo vamos a permitir, nuestro grito de guerra ante todos vosotros siempre será: FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si eres un moralista, un juez de nuestros actos o palabras, si te escandaliza la realidad en la que vivimos y quieres discutir, atacar y estigmatizar la profundidad que hemos descubierto en nosotros, la energía que desatamos a nuestro alrededor, los senderos que abrimos en esta espesa vegetación, los gritos que inventamos... sin entender que tu civilización burguesa es la muerte del individuo, que, aquí, estamos llenos de vida, que no queremos vivir en cementerios ni escuchar la promoción de tu funeraria... si no eres capaz de ver en nuestros ojos nuestra razón de ser, y de ser así... no hay discusión posible: FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si como autor usas las redes sociales como mero instrumento de promoción personal, para tejer alianzas personales manipulando afectos y para conseguir, en última instancia, un puñado de clientes o admiradores para materializar o simular tu sueño de triunfo burgués, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si eres un pedante, un capullo que viene a dar lecciones desde su torre de marfil, ese que cree en su castillo de aire, con su guarnición desplegada en sus muros, torres y en todas esas galerías bellamente adornadas que tan sabe y no se cansa de describir... si eres uno de esos y buscas impresionarnos, arrastrarnos por el barro con tu tono altivo, tus menosprecios y juicios aristocráticos, pronto sabrás que en este huerto todos somos aristócratas, aristócratas de la realidad, señores de nuestra vida, únicos y amos de esta hermosa creación... sí, nos conocerás por nuestro aspecto, por nuestra mueca de asco al verte predicar en nuestra obra, nos verás y se derrumbarán tus torres, caerán todos los muros que te protegían y los caballeros que te acompañaban se esfumarán como el humo... el aliento de nuestras risas penetrará tu cuerpo y, asustado por verte tan desnudo ante algo real, saldrás corriendo FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si tu acercamiento a la creación y a las artes no es más que una estrategia personal de proyección social o para resolver carencias individuales u obtener prestigiosas recompensas narcisistas, no serás más que un patético y lamentable pseudoautor, tendrás garantizado nuestro asco y te invitaremos un día tras otro a que te vayas FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si vienes con la aspiración de manipularnos, de hacer de nosotros unos títeres más de tu teatro, si lo que llevas en tus manos son hilos para controlarnos como marionetas... te has equivocado de lugar; aquí hace tiempo que quemamos el telón, que decidimos bajar del escenario y gritar al público "¡TODO ES UNA FARSA!". Ya no recordamos ni el día en que ese teatro quedo vacío de espectadores, en que no se vendieron más entradas, solo sabemos que derrumbamos el techo y crecieron las plantas en la sala de butacas, que ya no existe teatro aquí, y no sabemos ni queremos actuar... no queda ninguna marioneta en este lugar, solo estamos nosotros, y esos otros animales libres y salvajes que pululan sin guion por esta selva... Si querías representar tu obra, este no es tu lugar ni nosotros tus personajes, así que FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si solo eres una fachada, una ficción, un personaje que usas como medio de promoción personal, un títere de tu ambición burguesa, si eso es todo lo que estás dispuesto a crear, a ser... ni te acerques, a los falsos y mediocres los mandamos de una patada FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si el objetivo final de toda tu obra no está animado más que por el deseo de conseguir fama o dinero, recuerda el mejor consejo de Bukowski en “¿Así que quieres ser escritor?” y no lo hagas, déjalo antes de transformarte en una compasiva caricatura de tu vanidad, sin perjudicarte más ni sobre todo perjudicarnos con tu desagradable presencia a aquellos que deseamos convertir la Red en un revolucionario espacio de cultura libertaria de auténticos autores independientes, si ese es tu caso lo mejor es que des media vuelta y te largues FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si eres un adulador, un mediocre lameculos que viene a lubricarnos el trasero con la triste ilusión de recibir un lametón de nuestra parte o una galletita al perro fiel... abre los ojos, los perros de nuestro jardín son salvajes, no nos obedecen, pelean con nosotros, marcan su territorio, se ganan su parte del pastel, nos la arrancan de las manos... los perritos falderos entran despistados y, ante nuestro salvaje recibimiento, huyen acobardados, como ha de ser, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si eres una persona ociosa que aprendiendo los principios básicos de la teoría poética pretendes convertirte en un/a poeta/isa “profesional”, para disimular en el fondo en esa “profesionalidad” adquirida tu incapacidad y amateurismo intrusivo, y a través de poemitas efectistas, sentimentaloides y grandilocuentes hacerte con una red de miles de “amigos” para corregir soledades o débiles autoestimas, piensa que la poesía no merece ser reducida ni vulgarizada en tales artimañas del ego, porque la poesía siempre ha de quedar a salvo como la última herramienta incorrupta que como decía Francis Bacon le acabe dando a la humanidad lo que la historia le niega, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si prefieres las tentaciones y seducciones del postureo social del autor del sistema, y no estás dispuesto a desarrollar una figura ácrata de autor independiente y contribuir a la implantación en la Red de un modelo de cultura libre y libertaria, ajena a las tiranías de la industria editorial y a las servidumbres del paradigma institucional de una producción cultural dirigida y domesticada incluso en sus aspavientos y autoflagelaciones, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si lo que te importa es vernos brillar tras de ti para confundir tu figura con nuestros destellos, si solo buscas nuestra luz para proyectar lejos tu sombra, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si solo quieres sacar de nuestras creaciones unas letras para alimentar tus escritos, para parecerte a nosotros; si vienes a usar nuestra agua para hacer crecer tus malas hierbas, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si no estás dispuesto a sacrificar ni tu reputación pequeñoburguesa ni tu confort personal por la encarnizada defensa en todo momento del oprimido y de la justicia antiautoritaria, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si tus intenciones son destructivas y eres tan cobarde que no te atreves a enfrentarnos en la puerta de nuestro vergel, si lo que buscas es infiltrarte para delatarnos por las plantas que aquí cultivamos, chivarte a tus círculos de mediocres para que, estos, vengan a quemar nuestra obra, ni te molestes a arrastrarte hasta aquí, a los gusanos, si no los pisamos, los queremos FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si eres uno de uno de esos autores que te aúpas a lomos de gigantes buscando resonancia fácil y disimular tu falta de estatura intelectual, y decides escribir siguiendo consignas y moldes de éxito o siguiendo discursos intelectuales festejados previamente por el sistema como un vulgar émulo o escriba del pasado, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si creas lo que otros quieren consumir en lugar de crear para ti, este no es tu lugar, aquí plantamos árboles, frutales o no, para luego verlos crecer salvajes, sin límite, sin orden, sin otro objetivo que la satisfacción, la realización, personal; no abrimos las puertas a la marabunta, no creamos superplantaciones adulteradas para contentar de manera efímera a multitudes hambrientas que arrasan con todo, sin importarles lo que comen, dejando un desierto tras de sí... no vamos a permitir que hagas de esto un campo de cultivo industrial, así que FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si como autor no estás dispuesto a encapucharte en el anonimato para que todo el brillo sea de tu obra y para que los golpes al sistema y a toda opresión autoritaria sean más contundentes, y pones siempre por delante el alcance y el lustre de tu vanidad de autor como personaje social, no eres de los nuestros, el verdadero autor siempre tiende a desaparecer, a ocultarse en la irrelevancia para no entorpecer la luz de la obra, lo contrario es seguir reproduciendo la mitología burguesa del autor consagrado y director de almas, entérate bien gilipollas, no estamos aquí para dirigir almas, estamos aquí para quemarlas, para crear un alma nueva que no sea directora ni dirigida, un alma que sólo exista, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si tu aspiración no es ser sino parecer, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si no ves en tu creación suficiente plenitud, y necesitas reconocimiento social, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si vienes a lucrarte con los frutos que cultivamos aquí, FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.


Si te invitamos a abandonar este sitio debes saber que no es una opción, es un FUERA DE NUESTRO PUTO JARDÍN.





Oberyn Ryner & Biel Rothaar
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.