lundi 22 février 2016

Yonquis de la perdición







Este poema es una síntesis personal 
 que recombina material de los autores 






Te escribo en penumbra.
Soy una yonqui de la perdición,
atesoro el dolor como recuerdo,
nací como hechura dispar
vivo buscando ser única,
buscando el límite de mi ser.
Y lo hago mientras te busco a ti,
en caminos que no conozco,
sin haberte visto nunca,
sin saber donde está mi final.
No puedo salvar al señor mantequilla,
pero sí lo imagino sonreír
en su universo,
fumando colillas que recoge del suelo,
revolviendo en los cajones,
su alma desolada dando brincos por el cuarto.
El temblor recorre mi cuerpo,
recaer es sencillo,
recordando la tempestad de la primera vez.
Las malditas palomas
tirándose desde la ventana,
como si fuesen piedrecitas.
Buscando quién sabe qué,
una más entre todas las yonquis de la perdición,
yonqui de tu existencia,
sabiendo que la carretera partida en dos
siempre se parte una tercera vez,
pero que no hay vuelta atrás
para los yonquis de la perdición,
para los que sólo tienen la carretera,
para los que sólo poseen el refugio del amanecer.




Biel Rothaar
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.